Reglamento de La Rosquilla

viernes, 13 de mayo de 2011

Resumen del contenido teórico del curso de RCP

RCP EN ADULTOS

La reanimación cardiopulmonar (RCP) es un procedimiento de salvamento que se lleva a cabo cuando la respiración o los latidos cardíacos de alguien han cesado, como en los casos deshock eléctrico, ahogamiento o un ataque cardíaco. La RCP es una combinación de:
  • Respiración boca a boca, la cual provee oxígeno a los pulmones de una persona.
  • Compresiones cardíacas, las cuales mantienen la sangre de la persona circulando.
Se puede presentar daño cerebral o la muerte en unos pocos minutos si el flujo de sangre en una persona se detiene. Por lo tanto, se debe continuar con estos procedimientos hasta que los latidos y la respiración de la persona retornen o llegue ayuda médica entrenada.

Nombres alternativos

Reanimación cardiopulmonar para adultos; Respiración boca a boca y comprensiones cardíacas para adultos; Reanimación cardiopulmonar en adultos

Consideraciones generales

La RCP puede salvar vidas, pero las personas que mejor la realizan son aquellas que han recibido entrenamiento para tal fin en un curso acreditado. Los procedimientos descritos aquí no sustituyen el entrenamiento en RCP. (Ver: www.americanheart.org se puede averiguar dónde se dictan clases cercanas).
El tiempo es muy importante cuando se trata de una persona inconsciente que no está respirando. La lesión cerebral permanente comienza después de tan solo 4 minutos sin oxígeno y la muerte puede ocurrir entre 4 y 6 minutos más tarde.
Cuando un transeúnte, ya sea amigo, familiar o extraño, inicia RCP antes de que llegue la ayuda de emergencia, la persona tiene una posibilidad mucho mayor de sobrevivir. No obstante, cuando la mayoría de personal de emergencia arriba a un caso de paro cardíaco, generalmente encuentran que nadie está realizando RCP.
Las máquinas llamadas desfibriladores externos automáticos (AED, por sus siglas en inglés) se pueden encontrar en muchos lugares públicos y están disponibles para uso casero. Estas máquinas tienen almohadillas o paletas para colocarlas sobre el pecho durante una emergencia potencialmente mortal. Dichas máquinas utilizan computadoras para revisar automáticamente el ritmo cardíaco y dar un choque súbito si, y sólo si, éste se necesita para hacer que el corazón recobre su ritmo correcto.
Al usar un AED, se deben seguir las instrucciones al pie de la letra.

Causas

En los adultos, las principales razones para que los latidos del corazón y la respiración se detengan incluyen cardiopatía, lesiones y accidentes, sangrado excesivo, sobredosis de drogas y sepsis (infección en el torrente sanguíneo).

Síntomas

Primeros auxilios

Los siguientes pasos se basan en las instrucciones de la American HeartAssociation(Asociación Americana del Corazón):
1.      Verificar si hay respuesta de la persona. Sacudirla o palmearla suavemente. Observar si se mueve o hace algún ruido. Preguntarle en voz alta "¿Te sientes bien?".
2.      llamar al 112 si no hay respuesta. Pedir ayuda y enviar a alguien a llamar al 112. Si el socorrista está solo, debe llamar al 112 y traer un desfibrilador externo automático o AED (si hay disponibilidad de esta máquina), incluso si tiene que dejar a la persona afectada.
3.      Colocar a la persona cuidadosamente boca arriba. Si existe la posibilidad de que la persona tenga una lesión en la columna, dos personas deben moverla para evitar torcerle la cabeza y el cuello.
4.      Abrir la vía respiratoria. Levantar la barbilla con dos dedos. Al mismo tiempo, inclinar la cabeza hacia atrás empujando la frente hacia abajo con la otra mano.
5.      Observar, escuchar y sentir si hay respiración. Poner el oído cerca de la nariz y boca de la persona. Observar si hay movimiento del pecho y sentir con la mejilla si hay respiración.
6.      Si la persona no está respirando o tiene dificultad para respirar:
o        Cubrir firmemente con la boca la boca de la persona afectada
o        Cerrar la nariz apretando con los dedos
o        Mantener la barbilla levantada y la cabeza inclinada
o        Dar 2 insuflaciones boca a boca. Cada insuflación debe tomar alrededor de un segundo y hacer que el pecho se levante.
7.      Realizar compresiones cardíacas o pectorales:
o        Colocar la base de una mano en el esternón, justo entre los pezones
o        Colocar la base de la otra mano sobre la primera mano
o        Ubicar el cuerpo directamente sobre las manos
o        Aplicar 30 compresiones, permitiendo cada vez que el pecho se levante completamente. Estas compresiones deben efectuarse de manera RÁPIDA y fuerte sin pausa. Contar las 30 compresiones rápidamente: "1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9, 10, 11, 12, 13, 14, 15, 16, 17, 18, 19, 20, 21, 22, 23, 24, 25, 26, 27, 28, 29, 30, ya".
8.      Dar 2 insuflaciones más. El pecho debe elevarse.
9.      Continuar la RCP (30 compresiones cardíacas, seguidas de dos insuflaciones y luego repetir) hasta que la persona se recupere o llegue ayuda. Si hay disponibilidad de un AED para adultos, se debe utilizar lo más pronto posible.
Si la persona comienza a respirar de nuevo por sí misma, se le debe colocar en posición de recuperación, verificando periódicamente la respiración hasta que llegue la ayuda.

No se debe

  • Si la persona tiene respiración normal, tos o movimiento, NO se deben iniciar las compresiones cardíacas, porque al hacerlo se puede causar un paro cardíaco.
  • A menos que el socorrista sea un profesional de la salud, NO debe verificar si hay pulso. Solo un profesional de la salud está entrenado apropiadamente para hacer esto.

Se debe buscar asistencia médica de emergencia si

  • Si el socorrista tiene ayuda, debe pedirle a otra persona que mientras comienza a administrar RCP.
  • Si el socorrista está solo, tan pronto determina que la persona no reacciona, debe llamar al 112 inmediatamente y luego iniciar la RCP.

Prevención

Para evitar lesiones y problemas del corazón que puedan llevar a un paro cardíaco:
  • Eliminar o reducir los factores de riesgo que contribuyen a la cardiopatía, como el consumo de cigarrillo, el colesterol alto, la hipertensión arterial, la obesidad y el estrés
  • Hacer mucho ejercicio
  • Visitar al médico con regularidad
  • Utilizar siempre el cinturón de seguridad y conducir de manera segura
  • Evitar el consumo de drogas psicoactivas

RCP en pediatría
Es necesario considerar, antes de iniciar la exposición, que la premisa establecida para la RCP de adultos (activar inmediatamente el sistema de emergencias para contar con un monitor desfibrilador) no es válida, debido a que, raramente, la parada cardiorrespiratoria en la edad pediátrica se deriva de un problema que desencadena una fibrilación ventricular, ya que las causas mas frecuentes son los problemas que produce fallos respiratorios  .
Por tanto, se recomienda comenzar las maniobras de RCP básica un minuto antes de activar el sistema de emergencias.
Para describir las maniobras, estableceremos dos grupos de pacientes según su edad y haremos recomendaciones específicas para cada grupo:
  • Lactantes
    • Edad inferior a un año.
  • Niños
    • Mayores de un año y hasta, aproximadamente, doce años.
Secuencias de actuación
Al igual que en la RCP de adultos, el paso inicial para los dos grupos consistirá en comprobar, mediante estímulos sonoros y táctiles, si están conscientes.
Si no lo están, se procede a solicitar ayuda a las personas del entorno y a efectuar inmediatamente el resto de comprobaciones. 
El orden de las maniobras será:

1. Apertura de la vía aérea.
2. Comprobación de la existencia de ventilación espontánea.
3. Ventilación, si no respira.
4. Comprobación de la existencia de pulso.
5. Inicio de las compresiones torácicas, si no existe pulso.

A continuación, describiremos las diferentes maniobras para cada grupo:
·         Apertura de la vía aérea
Se realizará mediante las maniobras descritas para los adultos, teniendo en cuenta que en los lactantes la extensión del cuello deberá ser neutra, debido a que la prominencia del occipucio predispone a la extensión del cuello, al ponerlo en posición de RCP sobre una superficie plana. En los niños, la extensión cervical deberá ser moderada. En caso de sospecha de lesión cervical, se optará por las maniobras en que no haya que mover el cuello.
·         Comprobación de la ventilación
Se recomienda realizar la misma maniobra que en adultos, acercando el rostro a la boca y la nariz del paciente y observando su tórax. De no existir ventilación espontánea, se procederá a la ventilación inmediata con aire espirado, efectuando 5 ventilaciones lentas (de 1 sg. a 1 1/2sg. de duración) boca a boca-nariz, en el caso de lactantes, o boca a boca, en niños. La cantidad de aire administrada dependerá de la edad y tendrá que ser suficiente para movilizar el tórax de la víctima, evitando la distensión de la cámara gástrica.
·         Comprobación de la existencia de pulso
Se realizará a nivel braquial, en lactantes, y a nivel carotídeo, en niños. En ausencia de pulso, en niños, o si la frecuencia detectada es inferior a 60 pulsaciones por minuto, en lactantes, se procederá a la realización del masaje cardiaco externo. En lactantes, se aplicará a nivel del esternón y a un través de dedo por debajo de la línea intermamilar, ejerciendo la compresión con los dedos 2.º y 3.º de la mano y haciendo descender la pared torácica aproximadamente 2 cm. En niños, el punto de masaje se halla en el tercio inferior del esternón, dos traveses de dedo por encima del apéndice xifoides. La presión se aplica con la palma de una sola mano. En ambos casos, la frecuencia recomendada es de aproximadamente 100 compresiones por minuto, y la sincronización con la ventilación será de 1 ventilación por cada 5 compresiones torácicas, siempre aplicadas por un solo reanimador. En la RCP pediátrica se comprobará cada 2 minutos la eficacia de las maniobras, deteniéndolas durante 5 segundos y comprobando la ventilación y el pulso espontáneos.
Desobstrucción de la Vía Aérea. Pediatría
·         Lactantes
Se alternarán 5 percusiones en la región interescapular, estando el niño en decúbito prono sobre nuestro antebrazo, aplicadas con la palma de la mano, con 5 compresiones torácicas (punto de masaje), realizadas con dos dedos, estando el niño en decúbito supino y cambiándolo al otro antebrazo. Seguidamente se comprobará la cavidad oral y la existencia de respiración espontánea. En ausencia de respiración espontánea, se realizará ventilación con aire espirado antes de volver a repetir el ciclo.
·         Niños 
Si el niño es pequeño, se intentará una secuencia igual a la de los lactantes, colocándole sobre los muslos del reanimador, sustituyendo las compresiones torácicas por compresiones abdominales tras el 2.º ciclo de percusiones interescapulares. 
En niños mayores, la maniobra que se ha de realizar es la de Heimlich.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada